El Vacío Espiritual- Marian Rojas Estapé

El mundo sufre un gran Vacío Espiritual

Este mundo sufre un gran vacío espiritual. El 90% de las personas no sabe por qué se levanta cada mañana.

Este mundo sufre un gran vacío espiritual y esto nos lleva a una búsqueda frenética de métodos de relajación como el yoga o la meditación, y la necesidad de estímulos, de satisfacciones corporales, comidas, alcohol, sexo, compras, redes sociales o drogas. Buscamos sensaciones para no permitir la incómoda sensación de vacó espiritual. Estas cosas no tienen por qué ser malas, pero que sustituyen el verdadero sentido de la vida.

Hemos perdido los Valores: Hay que volver a los valores, aquello que nos hace crecer como personas, aquello que nos perfeccionan y aquello que nos guía en los momentos de caos y de incertidumbre, solo existe un antídoto para esos momentos, solo existe uno, y ese es el amor.

Vivimos sin Amor: El amor a una persona, enamorarse, querer a alguien de verdad… me gusta decir que en el fondo de cada uno de nosotros existen tesoros escondidos que se rebelan. Cuando uno quiere de verdad. El amor nos abre y nos da alas para conseguir cualquier cosa. El amor a una persona, el amor a los demás, el amor, alas a los ideales y a las creencias.

Decía Confucio, no son las circunstancias de la vida las que hacen felices a las personas, sino sus ideales.

Nelson Mandela, la isla de Robben, Santo Tomás Moro que a pesar de las circunstancias adversas eran felices porque eran coherentes con sus ideales.

Vivimos perdidos, sin rumbo ni sentido: El 90% de las personas, no sabe por qué se levanta cada mañana. Hemos perdido los motivos para alegrarnos y muchas veces la tristeza, el rencor y el mal humor se han convertido en dictadores de nuestra vida.

“Como psiquiatra, suelo definir la felicidad como vivir instalado de manera equilibrada en el presente.” Afirma la doctora Marian Rojas

Habiendo superado las heridas del pasado y mirando con ilusión al futuro, los que viven enganchados en el pasado son los depresivos, son los resentidos, son los amargados. Los que viven constantemente angustiados por el futuro son los ansiosos.

Sufrimos Depresión y Ansiedad, las dos grandes enfermedades del siglo XXI. Nos hemos olvidado de que solo tenemos capacidad de actuar en el hoy y en el ahora. El 90% de las cosas que nos preocupan nunca jamás sucede.

Vivimos tiranizados por la mente. Tenemos la necesidad constante de controlarlo todo.

Hay que darse cuenta de que hoy en día la mente manda sobre nosotros, para ordenar, para controlar. Seguimos las directrices de la razón, nos convertimos en seres que nos olvidamos. La mente se está convirtiendo en un gran tirano que no deja a lo más importante, que es el corazón el que necesita controlarlo todo, controlar, controlar el futuro.

Vivimos sin pasión por nada. El trabajo más productivo sale de las manos de un hombre contento. Los triunfadores son aquellos que disfrutan en su trabajo y eso significa si mi mirada es de siempre juicio, no puedo disfrutar porque el que perfeccionista, el que necesita controlar su negocio y su familia, sus hijos, todo, vive constantemente sufriendo.

No tenemos Actitud. La diferencia entre nuestra mejor versión y nuestra peor versión es la actitud que yo tengo entre la vida.

Hoy en día sabemos que cuando uno se levanta por la mañana y dice creo que va a ser un buen día, su corteza Prefrontal, qué es la zona de la concentración de la planificación y la de la resolución de problemas, aumenta el flujo de sangre y las conexiones

La felicidad consiste en buena salud y mala memoria. Cuidado con el rencor porque el rencor consiste en que los dos motivos principales de mi vida se convierten en la revancha y en el odio. La gente con rencor enferma.

No sabemos perdonar: El perdón es un acto de amor. Y el perdón tiene dos notas, una, el alivio inmediato que se siente al decirlo La otra consiste en renunciar al odio y a la revancha.

“Perdonar es ir al pasado y volver sano y salvo”

La base de un cerebro sano es la bondad, hay que basar nuestras relaciones en lo que nos une más que en lo en lo que nos separa. Si buscamos argumentos, siempre tendremos miles para separarnos.

Pero hay que unirnos, la compasión es superior a la empatía. La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar del otro. La compasión es que me pongo en tu lugar, pero con instrumentos tiro de ti para arriba.

No nos miramos dentro: Teníamos que volver a mirar a nuestro interior. Debemos meditar, la meditación nos hace vernos dentro para conocernos y así poder aceptarnos y querernos. Debemos frenar para ver, observar y disfrutar.

Gracias a la Doctora Marian Rojas Estapé por difundir un mensaje tan valioso para el mundo.

No te creas nada de lo que acabas de leer, experimenta y piensa por ti mismo.

¿Qué te ha parecido el articulo? Déjanos un comentario

Despierta

Wake up!

Videos más recientes

0 Comentarios

Déjanos aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2023 Wake Up - Plataforma para gente consciente

CONTACTO

No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Enviando
o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Crear una cuenta